Historia de la Escuela de Guerra

Sus orígenes se remontan al año  1909, cuando el Presidente de la República, General Rafael Reyes Prieto, decidió fundarla mediante Decreto 453. Su primer Director, el Mayor del Ejército chileno Pedro Charpin Rival, militar de sólida preparación profesional con estudios de Estado Mayor en Alemania, lideró el propósito de fomentar la instrucción de la oficialidad destinada al servicio de Estado Mayor, Ministerio de Guerra y especialmente a los oficiales dedicados a la enseñanza militar.

La dirección chilena permaneció hasta comienzos de 1912. El primer Director de origen colombiano fue el coronel Alejandro Posada; posteriormente, cuatro misiones militares provenientes de Suiza, Alemania, Francia y Norteamérica aportaron su doctrina y experiencia para el enriquecimiento del ejercicio castrense nacional.

En 1937, para el ascenso al grado de Teniente Coronel, se establece como requisito haber aprobado el Curso de Estado Mayor. Consecutivamente, en el año 1942, se incorpora el primer curso de oficiales de la Fuerza Aérea; en 1948 se instituye un Curso Especial para Oficiales  Marinos y Aviadores y en 1959 se imparte el Curso de Altos Estudios Militares, CAEM, para ascenso a Brigadier General y Contralmirante. Posteriormente, en 1960, se ordena la realización conjunta del Curso de Estado Mayor, integrando así a los oficiales del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea; en 1968, se establece el Curso de Información Militar, CIM, con el fin de capacitar a los oficiales del Cuerpo Administrativo en su desempeño efectivo como miembros del Estado Mayor en aspectos técnicos de su especialidad.

Con el interés de abrir la academia de seguridad y defensa nacionales a diversos sectores del Estado, en 1969 se crea  el Curso de Información de Defensa Nacional, CIDENAL, al cual concurren altos funcionarios del Estado, del sector privado y los coroneles de la Policía Nacional que están próximos a ascender a Brigadier General. 

Siguiendo el rumbo de su evolución, actualmente, la Escuela ofrece dentro de sus programas académicos la Maestría  y Especialización en Seguridad y Defensa Nacional, la Maestría en DDHHH y DICA y la Especialización en Comando y Estado Mayor.  Adicionalmente contempla entre sus programas de extensión el Curso de Orientación sobre Defensa Nacional (CODENAL), orientado a capacitar a los estudiantes de último año de las Instituciones de educación superior con las cuales la Escuela tenga suscritos convenios de cooperación, comprometidos con el futuro de la Nación y su problemática, encaminado a sensibilizar a los futuros profesionales en aspectos que conciernen a los procesos de Seguridad y Defensa Nacionales para que contribuyan desde su campo de acción a la solución integral de la problemática nacional.

En el mismo sentido, desarrolla foros, seminarios, conversatorios y otros eventos académicos, en procura de aportar a la difusión y del conocimiento de temas afines a la seguridad y defensa.

Como resultado de la gestión desarrollada y del comprometido trabajo de quienes han hecho parte de sus dependencias, en el año 2011 la Escuela logra la recertificación de todos  sus procesos,  en las normas ISO 9001 y NTC GP 1000. Ratificación a la formulada bajo los mismos parámetros, en el año 2008 y gracias a la cual se puede asegurar que este Instituto de Estudios Superiores Militares  se consolida como el de más alto nivel en el país y un modelo a seguir en el continente.

En el 2012, el permanente compromiso de la  Escuela Superior de Guerra con la generación de espacios para el intercambio de conocimientos y el debate argumentativo, dio lugar al desarrollo de una serie de eventos académicos sobre temáticas afines a la seguridad y defensa, desde la perspectiva de lo nacional, lo regional y lo global.  A nivel internacional, por ejemplo, fuimos los anfitriones de la Trigésima Octava versión del Juego Naval Interamericano IAWG-2012; compromiso adquirido con  15 países integrantes de la Conferencia de las Escuelas Navales de las Américas, cuyo desarrollo impecable aportó a la generación de   aprendizaje colectivo para la aplicabilidad de las leyes internacionales y propias, al momento de actuar frente a temáticas de interés común,  tales como las  operaciones de mantenimiento de paz, la lucha contra el terrorismo, la piratería, el tráfico de personas,  el tráfico de sustancias ilícitas, la contaminación por derrames de combustible,  la atención de desastres naturales y sus consecuentes operaciones de asistencia humanitaria, entre otros.

Así mismo, en el Primer Simposio Internacional sobre Estudios en Ética Militar logramos reunir reconocidos estudiosos del tema, procedentes de Canadá, Estados Unidos, Francia, Alemania, Chile y Reino Unido, para complementar  los procesos de investigación que estamos adelantando   con otras instituciones de Educación Superior del país, como la Universidad Santo Tomás de Aquino, la Pontificia Universidad Javeriana, la Universidad Militar Nueva Granada y la Universidad  La Gran Colombia.

Adicionalmente, en alianza con las Universidades Sergio Arboleda,  Santo Tomás y los Andes,  desarrollamos  el Seminario Internacional Derechos Humanos y Derecho Internacional de los Conflictos Armados ‘Una Mirada Constitucional’;  escenario en el cual se  analizaron los elementos de orden jurídico que intervienen en el conflicto armado y cómo el Estado y sus Fuerzas Militares deben actuar en este contexto.

Convencidos de la necesidad de  facilitar espacios  para dar a  conocer temáticas de actualidad e interés, que enriquecieran la formación integral de los integrantes de nuestra comunidad académica, desarrollamos una variada gama de actividades tipo conferencia, seminario, conversatorio, panel y diplomado, buscando a través de diversas modalidades pedagógicas  la mejor comprensión de los contenidos. 

De manera especial, procuramos fomentar espacios de reflexión en torno a la dimensión humana de nuestros alumnos, promoviendo el liderazgo, la comunicación asertiva, el compromiso y  el sentido ético de todas sus actuaciones. Fuimos reiterativos en recordar el rol fundamental que cumple el núcleo familiar. Por ello, diseñamos y adelantamos el Diplomado de Familia y otras actividades ideadas para contribuir en el fortalecimiento de los hogares, como base de la sociedad que estamos defendiendo.

Paralelamente, buscamos  asegurar la coherencia de nuestra identidad e imagen corporativa, al asumir el reto de aplicar un enfoque estratégico en la manera de comunicarnos con nuestros diferentes grupos de interés.  Ello, nos llevó a elaborar y/o revisar lineamientos relacionados con el tema; protocolos debidamente planeados para incrementar visibilidad  en el entorno institucional  con miras a contribuir al fortalecimiento de la imagen y el reconocimiento de la Escuela Superior de Guerra.

A este respecto, vale mencionar que se gestionó el registro  de la ESDEGUE  como fuente aliada del Centro Virtual de Noticias (CVN) del  Ministerio de Educación Nacional, un espacio que facilita la promoción de  información generada en el  diario quehacer formativo y cultural del Instituto, con miras a fortalecer su posicionamiento   como validador principal en temas relacionados con la seguridad y defensa. En el mismo sentido, al crear y  obtener el registro de marca de nuestro Sello Editorial, buscamos unificar  la imagen de las publicaciones académicas, bajo criterios exigentes de calidad que incentiven la investigación y difusión del saber adquirido.

En cada uno de los procesos adelantados, el soporte de las nuevas tecnologías ha sido determinante; en este campo, rediseñamos el portal en internet y lo migramos al dominio de sector educativo en donde proyectamos fortalecer nuestra imagen. Acogimos la iniciativa del Ministerio de las Nuevas Tecnologías la Información y las Comunicaciones e ICDL Colombia, denominada ‘Ciudadano digital’,  para obtener la certificación internacional en las competencias digitales, bajo un estándar mundialmente reconocido. 

En este mismo sentido, nos propusimos aumentar la cultura informática, mediante un convenio con Microsoft, para el uso de la plataforma It Learning; herramienta que permitió a todos los alumnos realizar virtualmente el curso básico y/o avanzado de office, con miras a  incrementar sus competencias profesionales y la capacidad tecnológica.

Con propósitos similares, iniciamos la implementación del Campus Virtual, adelantando el programa piloto con el Curso de Información Militar CIM-2012. Esta plataforma se proyecta como uno de los principales desafíos para nuestra comunidad académica, en procura facilitar sus procedimientos educativos de la mano de las mejores prácticas tecnológicas.

Otro de los frentes en los que avanzamos a paso firme, es el de la adecuación y de instalaciones, en un esfuerzo por mejorar el ambiente laboral y de estudio. Es así como se gestionó la remodelación de la Decanatura Institucional y de  los  departamentos de Ejército y Estrategia. Igualmente, iniciamos el proyecto de “Construcción, adecuación y dotación de las nuevas instalaciones para la Escuela Superior de Guerra”, el cual  prevé una infraestructura moderna, que consta de dos  torres,  cada una de siete  pisos, y un auditorio con capacidad para 620 personas.  Gracias al trabajo cumplido a la fecha,  se encuentra terminado lo referente a diseños, estudios, cálculos estructurales, registro y trámites de licencias, así como la gestión de recursos para efectuar las obras.

Con todas estas acciones, más otras muchas que no alcanzamos a mencionar, se pueden evidenciar los resultados de  proceder con mentalidad de equipo, pensando en el logro de esa visión compartida que nos anima a explorar modalidades innovadoras para cumplir la misión impuesta  con lujo de detalles, seguros de la gran responsabilidad que nos ha sido confiada, más aún en el momento histórico que nos correspondió asumirla.